dimecres, 21 de setembre de 2011

Dia 1( o como malgastar una tarde en el corazón de Tokyo)




Me saltaré el dia del avión. Llegamos a Narita a la 9 de la mañana,hora local, desembarcamos, 
pasamos el control de inmigracion con foto y huellas digitales incluidas, declaramos bienes, 
y por fin, despues de hora y pico salimos. 
Cambiamos divisas, unos 1000 euritos pasan a ser 107.000 Yenes.
Activamos el JR Pass en la oficina de la JR en el sotano 1 delante de la entrada del tren. 
Aqui tenemos 3 opciones de transporte hacia tokyo.
La primera el Narita Expres que vale 3500Y (35€) , 
el Kaisei Skyliner a 2600 Y (26 €) o el Kaisei regional 
con parada en todas la estaciones, a 1100 Y (11€) 
Adivinaís cúal cogimos? Viva el Kaisei!!

japo211 024 copia
japo211 080 copia

japo211 085 copia
  Después de hora y cuarto llegamos a Nippori, fin de línea. Cambiamos a Yamanote Line de JR para seguir hasta Shibuya. Cuando por fin llegamos a Shibuya, estamos muertos, era la 1 del mediodia, cruzamos Shibuya Crossing, flipando Anna y yo. Otra vez en Shibuya! como si volviera a casa después de vacaciones. Fue una sensación muy rara me era todo muy familiar.Nos perdimos buscando el hotel. Yo me mareaba de no haber dormido, las maletas pesaban, la gente nos miraba. En estas se acercó un chico japonés y nos preguntó si podia ayudarnos. Suerte de él. Preguntó a 2 polis como llegar al hotel y nos acompañó y todo. Era surrealista. Una vez en le hotel hacemos check in, entramos en la habitación y nos tiramos a la cama.
Son las 2. Llevamos 28 horas despiertos desde que nos levantamos en Barcelona. Nos duchamos y salimos a comer sushi. Volvemos al cruze de Shibuya passamos y nos vamos a la planta subterranéa de los grandes almacenes TOKIU. Vaya supermercado!! flipamos con la cantidad de comida que hay, los mostradores, los dependientes, la gente. Buscamos sushi como locos, pero no lo encontramos.Es muy grande. Al fin encontramos el mostrador con las bandejas de sushi. Nos decidimos por una bandeja de Nigiris de atun y otra de Makis de pepino, aguacate y otra cosa que no puedo describir. Salimos al exterior y decidimos ir a comer al parque de Yoyogi , a 1 paradas con la Yamanote Line. Llegamos al parque, casi no podemos ni andar, casi ni hablamos. Comemos en silencio.
Estamos felices pero no lo podemos demostrar. Deambulamos por Yoyogi buscando cosplayers pero no los encontramos, en su lugar, algun biker haciendo piruetas, gente comiendo en la hierba y otros tocando timbales y percusión. Me hubiera gustado unirme a ellos por un rato, pero me siento incapaz. Volvemos caminando a Shibuya, miramos tiendas, buscamos Mandarake, me suena todo pero a la vez todas las calles se parecen.
Shibuya puede resultar un laberinto de calles, tiendas y neones llenos de tokiotas comprando sin parar. Al fin encuentro tiendas que me suenan, y rehago el camino que hice hace tres años y encontramos Mandarake, la famosa tienda de manga, de robots de hojalata, Mazingers Z y merchandaising diversos. Recuerdo que la última vez que fuí encontré gangas, muñequitos variados , como Shishimaru, el perro de Hatori. Pero la suerte esta vez no estaba de nuestro lado, ya que no encontramos nada.
Volvemos a la superfície. No podemos ni andar. Son las 5 de la tarde. Queremos irnos a dormir como mínimo a las 9 - 10 de la noche para coger el horario de allí .Sentimos impotencia, nos morimos de ganas de aprocechar la tarde para verlo todo, pero nos vamos al hotel. Nos acostamos a las 6 de la tarde.